Correr el borde


El sonido de las artes escénicas tiene la particularidad de actuar simultáneamente a nivel acústico, amplificado y digital. La fuente sonora natural de la escena que son las voces y las acciones se ven constantemente atravesadas por marcas sonoras, efectos, y músicas que se presentan en planos diversos.
Las ubicaciones espaciales de las fuentes sonoras, los instrumentos, tecnologías y soportes, proporcionan a la audiencia diferentes experiencias.
El dispositivo escénico ha sido a lo largo de la historia testigo y espacio de práctica de nuevas poéticas, nuevas tecnología y nuevos horizontes.

Cada artificio (arte y oficio) de la escena busca borrar el borde de lo posible y lo esperable. El rol natural del artificio es correr los límites de las posibilidades técnicas, de los confinamientos estéticos y derribar el umbral de expectativa de la audiencia.

El artificio escénico es un elemento extrañado o narcotizante que existe paralelamente en el universo ficcional y en el espacio de la representación, y se concreta en el acontecer del espectáculo, es decir en la presencia de un espectador.


Las artes escénicas siguen siendo un páramo creativo en lo que a relatos sonoros se refiere. La industria cinematográfica y audiovisual tiende a estandarizar códigos y estéticas porque su modo de producción así lo demanda. Las artes escénicas vivas, particularmente las de mediano formato, tienen unas capacidades expresivas únicas, en tanto sus modos de producción y montaje permiten ciertas exploraciones, búsquedas estéticas y resoluciones prácticas que estimulan el desarrollo de nuevas herramientas y procesos.
Lxs artistas sonoros de la escena son seres polifacéticos, en constante búsqueda, aprendizaje que disfrutan plantear hipótesis sonoras que se consolidan a posteriori, luego de una serie de engranajes creativos y técnicos.

Imaginar y desarrollar un montaje sonoro en la atmósfera viva de una espacio escénico es lanzar una piedra hacia adelante, en la oscuridad de la caja negra y quedarnos silentes e inmóviles esperando oír el eco de su distancia.
La música sucede en el tiempo pero no existe en el espacio, se revela en la materia, pero es una onda

( ( ( DO ) ) )

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: