El espacio acústico

El sonido escénico se manifiesta en su relación con el espacio teatral y con los materiales que lo componen. Es un fenómeno físico teatralmente omnipresente, una fuerza dinámica que no entiende de plateas, escenarios o cuarta pared. Es una onda que se expande de manera concéntrica, y al hacerlo afecta o excita a todo material, membrana o medio elástico con el.

Cuando el plano sonoro que propone un relato se concreta en los ensayos y la representación, su onda entra en contacto con los materiales del ambiente y el espacio concreto de la sala o edificio teatral.

En esta etapa es preciso atender nuevas cuestiones de orden técnico y acústico:

  • ¿Cómo será producido/reproducido el plano sonoro?
  • ¿Hay músicas y efectos sonoros que requieran equipamiento, parlantes, consolas, etc.?
  • ¿Cómo está organizado el espacio de la representación?
  • ¿Cómo son sus dimensiones?
  • ¿Hay equipamiento?
  • ¿Dónde están ubicados los parlantes o fuentes sonoras?
  • ¿Hay correlación entre el ambiente acústico real y el/los que propone la trama?

Características acústicas del edificio y umbral de ruido:

El edificio teatral funciona como garante del silencio, es el espacio que habilita el silencio en el que la función se nutre y tiene lugar.

La sala de teatro plantea un umbral de ruidos muy diferente al cotidiano y presenta por lo general características acústicas que nos hacen percibir las frecuencias sonoras de manera diferente a cómo las percibimos cotidianamente o en un estudio. Este extrañamiento sonoro que propone el teatro es parte fundamental de la experiencia del espectador, por lo que es preciso atender este aspecto del trabajo.

Por otra parte, es preciso tener en cuenta que las características acústicas y el umbral de ruidos con el que trabajaremos en el proceso de ensayos es diferente al que tendremos durante las funciones. Usualmente los ensayos se programan en salas para tales fines que no son la sala definitiva lo que no permite saber a ciencia cierta como sonará el resultado final. También puede ocurrir que los ensayos sean en la sala definitiva, pero probablemente se programen en franjas horarias de poca actividad en el edificio, ya sea por la mañana o por la tarde.

Una vez estrenada la propuesta y ya en la etapa de las funciones regulares los ruidos del edificio presentan nuevas características. Los dimmers de las consolas de luces (que no se encienden en los ensayos) aportan un zumbido muy potente. Tenemos también público, lo que agrega sonidos mínimos (y no tanto). Sistemas de refrigeración, tuberías de agua de sanitarios y un sin fin de posibilidades edilicias que hacen muy distinto resultado sonoro de nuestro planteo. Esta diferencia entre ensayos y función presenta una primera dificultad: No podemos saber como será la situación real hasta que el espectáculo esté estrenado, pero nuestro material debe estar listo al menos una o dos semanas antes del estreno.

Publicado por Malena Graciosi

Diseñadora y compositora de Sonido Escénico. Diseñadora y realizadora de dispositivos sonoros no convencionales y fuentes sonoras intraescénicas, con énfasis en la reutilización de materiales de desecho.

Un comentario en “El espacio acústico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: